Está claro que si uno pretende vender algo por Internet o quiere posicionarse bien en los resultados de un buscador tiene que pensar dos veces qué pasa con los keywords o palabras clave.

Las palabras clave son las consultas de búsqueda que los visitantes utilizan en los buscadores. Generalmente, pueden ser una sola palabra o un conjunto de varias. Estudiar las palabras clave de nuestra web o blog equivale a realizar un estudio de mercado de cualquier producto en el mundo real.

Si nos interesa saber la frecuencia de búsqueda mensual o popularidad de una determinada palabra o grupo de palabras hay una buena herramienta de Google que nos ofrece esta información, es el: Google Keyword Research Tool.

Cuando uno utiliza esta herramienta seguramente se sorprenderá de los resultados porque suelen ser algo diferentes a lo que la lógica nos sugiere. Y es que en Internet lo que valen son los hechos y no la realidad que cualquiera pueda pensar. Es por ello que los que triunfan en este mundo tan competitivo es porque han sabido adaptarse. Basan su oferta en la demanda y no al revés. Intentar vender algo que sólo se busca cien veces al mes seguramente nos conducirá al más estrepitoso fracaso. Mientras que, si ofrecemos algo que se busca en más de cien mil búsquedas lo más seguro es que el triunfo lo tengamos al alcance de la mano.

La fortuna es que en Internet todo se sabe o se puede saber. Por lo tanto, lo único que nos interesa es disponer de un listado de palabras que sean relevantes para nuestro negocio. Al saber esta información podemos incluir contenidos interesantes que incluyan las diferentes palabras clave en las que nos interese estar bien posicionados. Si en la web no se usan estas palabras clave los buscadores nunca nos van a incluir en sus resultados de búsqueda para esas palabras clave. Un estudio bien hecho de palabras clave nos debe dirigir e inspirar en la creación de contenidos y en las palabras exactas que hay que utilizar en los temas que se desarrollen. Leí hace poco un dicho bien real ….. y es que si tienes contenidos relevantes los buscadores te mandan tráfico relevante. Es fácil pensar que si tienes contenidos que no valen un pimiento vas a recibir un tráfico acorde con lo que se ofrece.

Un estudio de las palabras clave es mucho más rentable que fiarnos de nuestra simple intuición o simplemente dejarlo al simple azar.