“Si no sabes hacia dónde quieres ir, cualquier ruta te llevará allí”.

Lewis CARROLL

Cuando se habla de conversión en el mundo de Internet nadie trata de conseguir atraer a su religión a nadie para bautizarlo. Conversión es el porcentaje de nuestros visitantes que hacen lo que nosotros estamos buscando que hagan en nuestra web. Y es que tener mucho tráfico sin conversión sirve para bastante poco.

Sobre el lector o visitante: Hay que cambiar la manera de pensar. En lugar de colocar nuestro rollo hay que fijarse en nuestro público objetivo. Del que nos visita nos interesará saber: sus intereses, el nivel de información que ya tiene disponible y el nivel de información que requiere y anda buscando.

Objetivos genéricos: Hay que pensar a quien puede o van a ir encaminadas nuestras comunicaciones: posibles compradores, interacción entre los visitantes para crear un foro de debate o una comunidad, interacción entre la empresa y los visitantes, construir relaciones y contactos profesionales, estar al día de las investigaciones, etc.

Diferentes grupos a los que nos podemos dirigir: Interacción de la empresa con la sociedad, accionistas, proveedores, grupos de presión o lobbies, nuevos empleados, medios de comunicación, etc.

Algunos tipos de contenidos: comunicar diferentes aspectos de la empresa, noticias, ofertas especiales, contenidos SEO para conseguir tráfico, contenidos encaminados a conseguir linkbait, contenidos virales, etc.

Objetivos según el producto o servicio que queremos promocionar: Lo más fácil es pensar en las ventas. Los objetivos que queramos para nuestra web serán muy diferentes en función de:

– Una empresa o web recién creada lo primero que necesita es darse a conocer por lo que el primer objetivo es aumentar la cantidad de visitas.

– Una empresa muy conocida que quiere lanzar un producto nuevo lo que le interesará como objetivo es llegar a las personas adecuadas que puedan promover la noticia y conseguir que sus clientes se interesen por el nuevo producto.

– Una web que quiere lanzar un foro necesita conseguir como objetivo tener una masa crítica de gente que participe porque sino nadie se va a quedar.

– Una empresa que abre su página de fans en cualquier medio social quedaría fatal si al cabo de medio año sólo consigue tres admiradores y un perro.

– Una empresa B2B que estrena una posibilidad para su red de distribución que puedan manejarlo todo desde un área protegida con un usuario y una contraseña el factor crítico es que las personas del grupo entren en la zona.

– Una empresa que va a realizar una operación económica importante necesita que llegue un mínimo de periodistas e interesados en la página donde se da la información detallada.

– Una empresa o persona particular que haya sido objeto de un escándalo y que quiere demostrar su forma responsable del manejo de las consecuencias requerirá una repercusión en los medios suficiente como para equilibrar el daño del rumor o escándalo.