Una vez se tiene una buena web con toda la información estructurada de los productos que comercializamos y un blog en el que se da la información del día a día lo único que nos faltará es que nos visiten. Un problema que merece más de una reflexión. Una buena vía inicial es tener a nuestros suscriptores y fans al corriente de las novedades mediante una newsletter.

Veamos los principales objetivos que nos deberíamos de marcar al respecto:

Atraer tráfico a la web o al blog. La idea generalmente aceptada es que no hay que poner artículos enteros en una newsletter sino mas bien un resumen para que el que quiera leerlo todo completo no tenga más remedio que ir a la fuente.

Formular invitaciones para participar en discusiones o foros que estén en la web.

Mencionar los artículos que han sido más leídos o votados.

Anunciar que se introducen nuevas secciones o nuevas funcionalidades.

Informar sobre nuevas condiciones de compra, de pago, de uso, de atención al cliente o de privacidad.

Procurar fidelizar para mantener el interés sobre nuestros productos o servicios a clientes existentes.

Hacer una política de marketing del nombre para que cada vez haya más gente que conozca y se acuerde de la empresa: name awareness.

Política de imagen corporativa de cara a influir en la posición que ocupa la marca en la mente de los clientes comunicando de diferentes formas los valores de la empresa, la propuesta de valor y los puntos únicos de venta: branding.

Si alguien nos ha comprado algo es un buen cliente potencial para comprar más en la misma línea: up-selling.

Sería vender algo más después de la primera venta: cross-selling. Un ejemplo claro sería la típica pregunta que nos hacen en una tienda de si queremos algo más.

Informar de los premios que nos han concedido o las noticias que se han escrito sobre nosotros en los medios de comunicación.

Dar información relevante de la empresa y sobre la empresa.

Informar de todo lo que es o puede ser noticia sobre la empresa.

Dar ejemplos de los beneficios que reportan nuestros productos o servicios.

Buscar conseguir un marketing viral gracias a que los receptores reenvíen nuestros mensajes a sus contactos.