El vídeo se está abriendo paso de forma muy acelerada como algo importante y muy a tener en cuenta en todo lo que es comunicación por Internet. Ya da lo mismo que sea web, blog o un perfil en una red social. El vídeo marca una gran diferencia competitiva. Debemos plantearnos incluirlo de la forma que sea.

¿Qué es lo que recordamos?. Según los estudios realizados por Edgar Dale recordamos lo siguiente: un 10% de lo que leemos, un 20% de lo que escuchamos, un 30% de lo que vemos, un 50% de lo que vemos y escuchamos, un 70% de lo que decimos y un 90% de lo que decimos y hacemos.

Tendencias del vídeo como medio de comunicación.

– Los gastos de producción de vídeo aficionado está bajando de una forma importante.

– Grabar escenas con el móvil ya se puede hacer de forma casi espontánea.

– La trasferencia de vídeos del móvil a Internet ya no tiene ningún misterio para casi nadie.

– La gente quiere expresarse y compartir actividades y vivencias.

– Internet facilita que cualquier afición por rara que sea puede tener su grupo de fieles y fans.

– En 2007 se subían a Youtube 6 horas de vídeo cada minuto y en 2009 ya se subían a Youtube 20 horas de vídeo cada minuto. Últimamente, Youtube empieza a ganar en algunas ocasiones a Google en cantidad de búsquedas mensuales.

¿Qué significa todo esto para el mundo de la empresa y sus webs corporativas?. Pues que los usuarios ya dan por hecho que existe un vídeo para casi todo. Hoy las empresas no sólo deberían anunciarse en vídeos y programas de terceros sino que tendrían que producir sus propios vídeos. Aunque parezca increíble es precisamente en el mundo porno donde hay la avanzadilla tecnológica. No es una novedad porque hay que reconocer que han sido siempre pioneros desde los inicios. Ha sido la primera industria en descubrir el poder del vídeo en Internet. Un ejemplo de ello es ver como las chicas webcam autogestionadas han quitado rápidamente a los intermediarios y se han puesto a producir horas y más horas de vídeo.

Posibilidades del vídeo en la web.

– Presentarte a tí o a la empresa o al equipo que forma la empresa.

– Introducir nuevos productos.

– Vender por vídeo en formato de información.

– Información para ser consumida como entretenimiento.

– El explicar cómo hacer algo se está revelando como muy popular en Internet.

– Advertencias de peligros, riesgos y posibles pérdidas son otros ejemplos típicos de lo que abunda en la red.

Consejos prácticos.

– En cuanto a la duración se estima que lo mejor es que dure entre 3 y 5 minutos como máximo.

– Lo mejor es que la historia se apoye en alguna emoción: reír, llorar, deseo, odio, pasión, etc.

– Usar un formato universalmente compatible.

– Poner el logo fijo en el vídeo para marcarlo como propiedad de la misma forma que hacen en las televisiones que siempre es visible y queda fijo.

– Mostrar la URL al principio y al final del vídeo.

– Usa plataformas como TubeMogul para distribuir los vídeos de forma fácil y centralizada a las diferentes plataformas.

– Usar el vídeo es la mejor forma para generar simpatía y proximidad.

SEO para el vídeo. Los buscadores a día de hoy todavía no pueden leer el vídeo. Tiempo al tiempo. Mientras es bueno usar los instrumentos típicos SEO tales como títulos, descripción, categorías, etiquetas, etc.

Aparte de lo comentado, es bueno tener en cuenta una serie de cosas básicas:

– Usar una única URL para cada vídeo. El tema de la página debe de estar al cien por cien relacionado con el contenido del vídeo.

– Poner enlaces desde la página hacia otras páginas de texto de la web para que los buscadores las puedan relacionar y clasificar mejor el vídeo.

– Asegurarse de que las palabras clave de los enlaces que se pongan hacia la página del vídeo sean claras de lo que se va a ver.

– Usar los botones de marketing viral para que se propague a través de las redes sociales.

– Hay que pensar que necesitamos tener unos vídeos suficientemente interesantes como para que la gente nos los quiera enlazar.

Usa el vídeo en tu web. Si no se dispone de suficiente presupuesto hay que hacerlos de forma doméstica uno mismo.