A mi parecer casi es más misterioso el cómo conseguir aparecer en los 10 primeros resultados de un buscador que el por qué nunca nos toca la lotería. Pero en este asunto hay mucho sabio locuaz que sugiere una serie de principios básicos que dan a entender que funcionan por lo general bastante bien. Veamos algunos de ellos:

LA RELEVANCIA.

En este tema los buscadores sudan la gota gorda. Se trata de adivinar con las palabras que se han escrito lo que estas pensando encontrar. Pero la mente humana es compleja. Muchas veces se escribe algo cuando en realidad lo que se quiere buscar no es tanto lo que escribe sino lo que se piensa. Para entendernos: algo tan complejo como si alguien te dice a algo que sí cuando en realidad está pensando que ni borracho. Y para colmo, el buscador debe acertar en lo que te lista para que salgas contento. Resumiendo …. a esto se le conoce como relevancia. La mejor forma que tienen los buscadores de calcularla es utilizando una compleja estadística que calcula porcentajes de clicks en proporción a tu posición en el listado. Es decir, si te clickan más que a los que tienes por encima vas ganando posiciones y si no te clickan tanto pues bajas. Para acabarlo de complicar todo a estos datos se pretende complementarlos con los de participación popular tales como: comentarios, me gusta de Facebook, +1 de Google o Tweets por citar algunos de los ejemplos más conocidos.

Veámoslo con un ejemplo. Supongamos que nuestro interés es vender patatas porque las cultivamos en una explotación de Almería. Lo primero que haremos es escribir “patatas” en Google y veremos que no salimos ni por casualidad. El motivo de ello es porque el que escribe patatas en Google lo más seguro es que busque una información general. Que sea un escolar que busca algo para hacer su trabajo que le ha encargado el profesor. Y, para colmo, esté más interesado en encontrar un par de fotos bonitas del apreciado tubérculo más que otra cosa. En cambio, si escribimos “comprar patatas Almería” en Google y no salimos entre los 10 primeros nos tenemos que empezar a preocupar más porque lo más seguro es que hayamos perdido una posible buena venta. Es claramente una búsqueda orientada a la venta muy diferente a la anterior que era una búsqueda más general y con pocas probabilidades de venta. No seamos tontos ….. esto lo sabe bien un buscador y es lo que le motiva a plantear los resultados de una manera y no de otra. Hay que nadar a favor ….. nunca a la contra.

FASE EN EL PROCESO DE COMPRA.

Esto es importante. Veamos un ejemplo.

– Búsqueda: cámaras de fotos. Se busca a ver qué hay. Pasar el rato con muy pocas probabilidades de comprar.

– Búsqueda: cámaras digitales. Se busca llegar a elegir qué cámaras se pueden considerar en serio.

– Búsqueda: cámara Ricoh R50. Se busca las características técnicas y las opiniones de los compradores.

– Búsqueda: comprar cámara Ricoh R50. Se busca comprar la cámara pero en la tienda que ofrezca mejor precio y servicio.

OBJETIVOS QUE PODEMOS TENER CON NUESTROS CONTENIDOS.

Yo diría que hay que escoger: ¿queremos tráfico?, ¿queremos popularidad?, ¿queremos ventas? o ¿queremos dar un servicio adicional a nuestros posibles clientes para reforzar nuestra marca? Según lo que busquemos el planteamiento a seguir es diferente.

LA FUERZA DE LA COMPETENCIA.

Si en los primeros 10 resultados de una búsqueda relevante para nosotros nos encontramos que están las webs más potentes tales como Wikipedia, El País o Telecinco lo tenemos crudo. Es evidente que nos convendrá más enfrentarnos en las búsquedas en las que podamos competir para llegar pronto a estar en el podio de los mejores.

Para medir la calidad de la competencia hay cinco buenos indicadores:

1.- Google Page Rank (PR). El Page Rank es como una puntuación que va del 1 al 10 y que Google da a cada web (y cada una de las páginas de una web o blog) en función de una serie de parámetros que calcula. Si queremos una cifra más exacta se puede ver la Mozrank. Web: Mi Page Rank.

2.- Número de enlaces entrantes. Es el indicador de los enlaces de calidad que apuntan hacia nuestra web. Web: Site Explorer de Yahoo.

3.- Número de páginas indexadas. Es lógico pensar que es más fácil que te encuentren si tienes 10000 páginas indexadas en los buscadores que si tienes solo 5. La probabilidad de estar bien posicionados en los buscadores de las búsquedas altamente relevantes aumenta cuantas más páginas indexadas se tengan. Para saber cuántas páginas nos han indexado hay que poner en el buscador: site:www.compraventa-dominios.com. Es importante tener en cuenta que el resultado será diferente en cada país. Por ejemplo, normalmente hay resultados diferentes en Google España que Google Catalunya.

4.- Edad del dominio. Una web tiene una vida media de 44 a 75 días según Archive. Es por este motivo que los buscadores premian a las webs con mayor antigüedad. Web: Whois.

5.- Idioma y proximidad. Otro aspecto a tener en cuenta es que un buscador tiende a ofrecer, ante la duda, los resultados de la web más cercana ya sea en cuanto a localización geográfica (hay que darse de alta en el mapa de Google), como en el idioma que está escrita la web o la ubicación del hosting. Web: Google Maps.

LA POSICIÓN QUE OCUPAMOS ACTUALMENTE EN LOS BUSCADORES.

Para cada palabra clave o frase de búsqueda que nos interesa hay que medir nuestra posición en este momento. Si aparecemos en el puesto 223 entrar en el top 10 nos va a costar bastante trabajo. Por el contrario, si aparecemos en el puesto 11 seguramente nos será mucho más fácil entrar en el top 10 y con bastante menos trabajo. Si no elegimos bien nuestros objetivos puede que nunca lleguemos. O puede que si  lleguemos a estar en algún top 10 pero será por simple casualidad.